Ir al contenido principal

Segunda semana de julio - 2016

11.07.16 Lunes

Hoy fui al colegio Rafael Bernal, fui para dejar bien anclada la banca de madera. Unos niños estaban sentados en ellas y se veía que estaban firmes, pero al moverla la banca se tambaleó, por lo tanto procedí a colocar chazos en las bases de cemento para poner tornillos que aseguraran definitivamente la banca a sus bases. Eso funcionó y ahora la banca está fija y estable.



Hice una pequeña reparación a un palo que se dañó, solo cambié una unión de botella por una más grande.
Por la tarde fui a casa de la Sra. Consuelo para seguir trabajando en el cortavientos hecho con bases de botellas, hoy avancé hasta el 70% y coloqué las tapas para el anclaje de las hileras de petambú.

Desarrollé un pequeño jardín en un bombillo.

13.07.16 Miércoles

Completé la fabricación del muro cortaviento hecho con bases de botellas, tuve algunas dificultades con las uniones entre bases de botellas y la fuerza del viento, así que en estos días estará en prueba para analizar si funcionan los anclajes adecuadamente.
Una de las cosas que más me agradan de este elemento es que con la fuerza del viento y el movimiento cíclico de las bases, la pared pareciera respirar; inspirando y expirando. Sin contar con lo bello que se ve el paisaje difuminado por la opacidad translucida de las bases; esa silueta parece un leve trazo pixelado.





15.07.16 Viernes

Hoy estuve trabajando con los muchachos de la Universidad Manuela Beltrán haciendo módulos para el invernadero de los Wounaan. Hasta el día de hoy llevamos 16 módulos de 34 bases de botellas, 1 de 21 bases de botellas, 1 de 16 bases de botellas y 1 de 28 bases de botellas. En total llevamos 609 bases de botellas unidas de un aproximado de 1800 unidades.





16.07.16 Sábado

Hoy hice una revisión del kiosko y de las sillas de madera en el colegio Rafael Bernal y todo está bien en ellas.



Así que como esa parte ya está terminada comencé a organizar el espacio de la bodega, saqué las bases de las botellas para el invernadero de los Wounaan.
Luego de organizar, sacamos una bolsa llena de botellas de pony malta y cortamos 84 botellas, la idea es usarla para un proyecto que estoy pensando como un aula similar a Hansel y Gretel pero mucho más pequeño.

Al terminar fui a casa de Chain. Refaccionamos el muro de botellas de pony malta, le puse un palo de escoba para que no se deteriore tan rápido.




Por la noche empecé a diseñar un posible espacio utilizando palos de escoba y rellenando los espacios con petabricks, aún debo pensar cómo solucionar varios problemas, pero tengo varias ideas ya pensadas.


Entradas populares de este blog

Tejas PET

Las tejas PET son hechas a partir de botellas de 3 litros, en un proceso relativamente rápido y fácil de hacer.
Son económicas, resistentes y ecológicas. La única condición para hacer tejas PET es que las botellas tienen que estar completamente limpias y en buen estado.

Finalmente se realizan una gran cantidad de tejas y se unen en filas, luego se superponen y se amarran a la estructura principal mediante nylon. El agujero por donde pase el nylon tambien se recubre con silicona.

Qué es un Petambú?

El Petambú, es una propuesta y método de construcción por medio del reutilización de botellas PET o botellas plásticas de bebidas gaseosas. En apariencia se ve como el bambú, de ahí su nombre.
Los Petambú se hacen con botellas PET de 2, 2.5 o 3 litros. En esencia son tubos formados con las botellas enrolladas en sí mismas, que se utilizan para desarrollar distintos tipos de estructuras.
El término fue acuñado por Armando Guevara, activista en pro de una EBR y científicoempírico quien es sus investigaciones encontró esta técnica constructiva desarrollada y expuesta en el Blog Tipoalgo.

Zabbaleen: Los recicladores más eficaces del mundo

En el barrio Manshiyat Naser, en El Cairo, habitan los cristianos coptos denominados Zabbaleen. Ellos han sufrido procesos de segregación religiosa por parte de la mayoría islámica, por lo cual han sido relegados a la marginalidad social. 
Como resultado de su exclusión social, se tuvieron que dedicar a la recolección de basura de la capital del país desde hace más de 50 años. En aquella labor se han especializado para recuperar los distintos materiales que pueden haber en la basura, se estima que se recupera entre un 80 - 85% (3.000 ton/día) de los residuos generados en el Cairo. 
Frente al 25% de recuperación que ocurre en los países occidentales, los 40.000 Zabbaleen que habitan el barrio Manshiyat Naser han demostrado su eficacia para esta labor, para ello, la separación se realiza en familias que se especializan en un solo tipo de material, haciéndose expertos en recuperar ese recurso en especial. 
Los Zabbaleen no cuentan con apoyo estatal, transportan la basura con animales de car…