Ir al contenido principal

Taller de desarrollo de la capacidad creativa en la región del Catatumbo, municipio El Tarra

Montañas del Catatumbo
El municipio de El Tarra ubicado en la región del Catatumbo es considerado uno de los más peligrosos del país porque confluyen varios grupos armados como el ELN y el EPL. La geografía montañosa, su proximidad con la frontera de Venezuela y la violencia de los insurgentes han generado una ausencia estatal total.

La ausencia del gobierno y la presión de las guerrillas han conllevado a modelos de producción ilegales, siendo común observar las plantaciones de coca en las montañas y los camiones transportando gasolina robada.

Este panorama y la mala fama de los medios de comunicación, han evitado que la región no desarrolle su potencial económico, turístico y social. Es una situación difícil para los cientos de pobladores que no encuentran oportunidades laborales ni apoyos productivos.

Los grupos armados han diezmado a los líderes que se han levantado alzando la voz para pedir por sus derechos, pero afortunadamente no han podido acallar a muchas personas que aún se levantan con la convicción de seguir trabajando por el bienestar de su territorio.

Entre los líderes de la región que no se han amedrentado por la situación, encontramos al CISCA (Comité de integración social del Catatumbo), quienes por su organización y visión, han logrado resistir la violencia de los grupos armados, incluyendo el ejército y han adelantado sus objetivos de construir una paz para la región.

El CISCA junto con la profesora de la carrera Trabajo social, Olga del Pilar Vásquez, me invitaron a realizar un taller de desarrollo de la capacidad creativa a los integrantes de la comunidad, líderes, indígenas Barí, agricultores y recicladores.

El taller fue solicitado por la importancia de desarrollar tecnologías de bajo costo con alto impacto social y ambiental. En El Tarra no existe un buen manejo de los residuos generados por el consumo, por lo tanto, el reciclaje resultaría ser una buena opción, de no ser que no se cuenta con el presupuesto ni la tecnología. A su vez, la región es rica en cuerpos de agua, que se están contaminando por la mala gestión de las basuras.

Por lo anterior mencionado, se propuso desarrollar la bomba de agua para aprovechar las múltiples quebradas que rondan la zona y se propuso el cortador de hilo para reducir y aprovechar la cantidad de botellas que producen los habitantes de las veredas y casco urbano.

El taller se desarrolló en la finca de la organización CISCA a las afueras del casco urbano los días 20 y 21 de septiembre. Para ambos días se contó con el apoyo de los estudiantes de la profesora Olga, quienes ayudaron en cuestiones logísticas y apoyo en las diversas actividades.

Finca del CISCA
Los participantes desarrollaron las tecnologías y terminaron bastante emocionados con las propuestas. Lastimosamente no todos los invitados quisieron asistir, pues muchas personas se enfrentan a la propuesta de desarrollo de tecnologías simples, pues creen que la única solución de sus problemas es aumentar la inversión y mejorar la tecnología a gran escala. Es cierto que se requiere inversión y tecnología sofisticada, pero esperar a que ocurra eso, puede demorar y mientras tanto, se debe proponer y hacer algo.

Las bombas de agua se hicieron sin ningún contratiempo, todas funcionaron adecuadamente. Las máquinas de hilo PET sorprendieron a los participantes, quienes también aprendieron a realizar unos tejidos con la fibra.








En cierta etapa del taller, se permitió que los participantes hicieran ejercicios de creatividad con el hilo de botella. Los resultados fueron increíbles, pues no solo fue el desarrollo técnico de la manera de entretejer, también hubo un ejercicio de sanación a través del tejido.



El ejercicio de sanación se dio en un grupo de madres que han sufrido la violencia y la pérdida de sus seres queridos, para ello realizaron una telaraña. Ellas eran las arañas que tejían vínculos sociales, al mismo tiempo que perdonaban a las personas que las habían herido. Agradecían estar vivas y tener el poder de seguir trabajando para mejorar sus hogares. Las tecnologías que les enseñamos eran importantes, pues se convertían en herramientas que les ayudaban en su labor.

Telaraña de las madres tejedoras 
Este taller se convirtió en una oportunidad de construir paz. La paz no solo se constituye en el papel, la paz se debe construir todos los días, y para lograrlo se requiere la implementación de tecnologías que permitan el desarrollo económico. Las tecnologías de bajo costo son importantes para permitir a las personas tomar iniciativas laborales y financieras sin necesidad de un alto capital, empoderándolas y dándoles la facilidad de desarrollarse con dignidad.

Los participantes finalizaron con una retroalimentación en la cual se comprometían en desarrollar más tejidos al mismo tiempo que enseñaban lo que habían aprendido. Así finalizó un evento que dejó una profunda huella en todos los que intervenimos en él, esperamos que esto contribuya con la construcción de la paz en una región golpeada por la violencia.

Entradas populares de este blog

Tejas PET

Las tejas PET son hechas a partir de botellas de 3 litros, en un proceso relativamente rápido y fácil de hacer.
Son económicas, resistentes y ecológicas. La única condición para hacer tejas PET es que las botellas tienen que estar completamente limpias y en buen estado.

Finalmente se realizan una gran cantidad de tejas y se unen en filas, luego se superponen y se amarran a la estructura principal mediante nylon. El agujero por donde pase el nylon tambien se recubre con silicona.

El trabajo en equipo: las reglas del juego y las del ego

Si bien es cierto que la unión hace la fuerza, trabajar en equipo no siempre es un camino de rosas
Hay que saber capear egos y ambiciones, incompatibilidades de estilos y caracteres, intereses contrapuestos y, en resumen, lo propio de la naturaleza humana.
Sin embargo, ese dicho popular que reza que "El hombre es el lobo del hombre", no siempre es así, de hecho muchas veces no es aplicable, aunque a primera vista y por lo afanosos que son los tiempos y necesidades de esta época, así lo parezcan. Por lo anterior dicho, se propone a continuación 10 reglas de sentido común o sugerencias, para practicar en grupo, que demuestran que se puede trabajar en equipo manteniendo el buen ambiente y sin (demasiado) estrés, además de manera efectiva y plausible para los involucrados …
¡Música maestro! 🎼

Qué es un Petambú?

El Petambú, es una propuesta y método de construcción por medio del reutilización de botellas PET o botellas plásticas de bebidas gaseosas. En apariencia se ve como el bambú, de ahí su nombre.
Los Petambú se hacen con botellas PET de 2, 2.5 o 3 litros. En esencia son tubos formados con las botellas enrolladas en sí mismas, que se utilizan para desarrollar distintos tipos de estructuras.
El término fue acuñado por Armando Guevara, activista en pro de una EBR y científicoempírico quien es sus investigaciones encontró esta técnica constructiva desarrollada y expuesta en el Blog Tipoalgo.