Ir al contenido principal

Taller de desarrollo de la capacidad creativa en Tumaco


En el marco de la semana del reconocimiento a la Paz, C-innova realizó el taller de desarrollo de la capacidad creativa (Creative Capacity Building) en San Andrés de Tumaco del día 20 al 23 de septiembre bajo el lema de “la paz no solo se firma, sino que se construye a diario con soluciones para nuestras comunidades” el grupo conformado por: Fabio Fajardo, Alex Freese, Juan David Reina y Sebastián Bedoya realizaron los talleres en los cuales estuvieron involucrados las instituciones educativas del Sena, Universidad Nacional sede Tumaco, I.E.M Santa Teresita y el Liceo San Andrés de Tumaco.

Este taller se realizó con el apoyo de la Universidad Nacional - Sede Bogotá y el Centro de Innovación de Tecnologías Apropiadas y Educación - C-Innova-, su principal función fue apoyar a los proyectos estratégicos del Fondo Nacional de Extensión Solidaria que tienen como objetivo realizar proyectos científicos, tecnológicos, artísticos y culturales en el cual las comunidades vulnerables puedan lograr una inclusión social.

La metodología utilizada por el taller promovió el trabajo creativo, innovador y generador de tecnologías desarrolladas por los propios participantes. Esta metodología utilizada en el taller fue creada por el MIT D-Lab, un departamento del Instituto Tecnológico de Massachusetts, que busca promover el desarrollo de las habilidades para la producción de tecnologías de alto impacto en comunidades vulnerables utilizando el diseño y los recursos locales.

En cuanto a la logística del evento, se planeó la ruta de acción que se realizaría en esos días, comenzando por las herramientas que se llevarían desde Bogotá, y una que otra herramienta faltante que sería comprada en Tumaco, esto con el fin de reducir los costos de transporte.

Por otro lado, el espacio en el cual se realizaría el taller sería en las instalaciones del Sena, lugar que contaba con un espacio acorde para la ejecución del taller, pues incluía: fuentes de electricidad, buena ventilacion e iluminacion, y un gran espacio que permitía disponer de él en la manera que lo requiriera las actividades programadas.


Por otro lado, el espacio en el cual se realizaría el taller sería en las instalaciones del Sena, lugar que contaba con un espacio acorde para la ejecución del taller, pues incluía: fuentes de electricidad, buena ventilación e iluminación, y un gran espacio que permitía disponer de él en la manera que lo requiriera las actividades programadas.

También, El día anterior al comienzo del taller se coordinó entre todos los organizadores los horarios y cronogramas de trabajo, esto con el objetivo, de saber con qué tiempos se disponía para el desarrollo de todas las actividades, los horarios designados para los talleres fueron: de 8 am a 12 pm y de 2 pm a 6 pm.

Los dos primeros días los talleristas realizaron ejercicios de creación de elementos de uso cotidiano y de impacto social, ambiental y económico hechos con materiales de bajo costo: Bombas de agua, prensas de charcoal, materiales conductores, cortadores y juguetes de botellas.

Ya el día 20 de septiembre, con la realización de los talleres en ambas jornadas (mañana y tarde) se dispusieron las herramientas y materiales en el espacio de la carpintería del Sena. Ese día se realizaron los talleres de bomba de agua y prensa de charcoal dirigidos por el profesor de Física, Fabio Fajardo y el director de C-innova, Alex Freese.




El día 21 de septiembre se realizó los talleres de construcción de juguetes con botellas PET y materiales conductores, Estos talleres fueron dirigidos por el estudiante de arquitectura, Sebastián Bedoya y el Estudiante de Doctorado Industria y Organizaciones, Juan David Reina, quienes lograron alcanzar con los talleres un proceso exitoso en ambas jornadas, con la salvedad que en la tarde se realizaría un taller para crear una herramienta para cortar botellas dictado por Alex Freese.




Los días 22 y 23 se desarrollaron los talleres de creatividad, en donde acorde al interés de los participantes, se seleccionaron 30 personas para continuar con el proceso. A los participantes se les explicó el ciclo del diseño, el primer paso fue dar ideas con posibles soluciones a las problemáticas que pueden tener en su cotidianidad, espacio en donde se les dio  la oportunidad de expresar sus propias ideas, por otro lado, se realizó una lluvia de ideas de las problemáticas que los aquejaban a ellos y a su comunidad, eligiendo las que se consideraban más viables para ser resueltas en el tiempo y con los materiales con los cuales se disponía. Finalmente, se escogieron cuatro ideas para convertirse en proyectos, cada grupo estaba integrados por 5 o 6 personas.


Cuando ya se tenían los proyectos, se procedió al desarrollo de las ideas por parte de sus integrantes, se les indicó las herramientas que requerían para plasmar sus ideas con eficiencia y por parte de los talleristas se apoyó a los participantes en su proceso, pues bien, la intención no era dirigir los proyectos, puesto que cada grupo podía tomar sus propias decisiones autónomas. Los talleristas, que ahora eran facilitadores, solo se encargaban de explicar el ciclo del diseño y despejar dudas a la hora de ejecutar sus ideas.
Los proyectos que surgieron fueron los siguientes:
  1. Material PET.
  2. Combustible con aserrín.
  3. Bomba de agua.
  4. Triturador de plantas.
Luego de que los participantes definieron sus necesidades para concretar sus proyectos, Alex y Sebastián se encargaron de conseguir los materiales específicos que requería cada grupo.

El ciclo de diseño se repitió varias veces, según lo necesitaban los integrantes de cada grupo de trabajo, las soluciones finales fueron bastante novedosas y apropiadas a las necesidades y expectativas de los participantes, ya que en el tiempo propuesto se lograron soluciones significativas y satisfactorias.


El dibujo fue una herramienta importante, a pesar de que era más interesante para los participantes el desarrollo de modelos, los planos se volvieron un insumo interesante para rememorar las cosas que se hicieron y las ideas que tenían potencial de ser integradas en otro proceso.


Cada grupo logró sus objetivos, por ejemplo el grupo de material PET, desarrolló un sistema de riego utilizando las botellas y tubos de PVC, los chicos desarrollaron experimentos para manejar el microgoteo y de esta manera hacer más eficiente el uso de agua para utilizar en la agricultura.


El grupo de combustible con aserrín desarrolló modelos de briquetas e inclusive crearon una prensa a partir de guadua, evitando gastar madera en la fabricación de la misma, lo que le permitió hacerla más económica.


El grupo de la bomba de agua, integró una biela de madera que encontraron en las cercanías del edificio a la propuesta que se enseñó el primer día de taller por parte del profesor Fabio, está biela se instaló para reducir la cantidad de energía que tenía que producir una persona para extraer agua facilitando la extracción del líquido y la posible integración de un motor que pueda hacer un trabajo más rápido.


Por último, el grupo de triturador de plantas, desarrollaron un rayador de hojas que permitía recogerlas inmediatamente evitando desperdicios de material, de esta forma podrían triturar plantas locales que crean cobertura vegetal protegiendo los cultivos y a su vez son alimenticias por lo tanto su trituración es un paso fundamental para su comercialización.


Finalmente, el día sábado 24 de septiembre se realizó la clausura del evento de la semana del reconocimiento a la Paz, en donde C-innova hizo entrega de un diploma que certificaba la participación en los talleres.

En conclusión, en este evento los grupos pudieron exponer sus proyectos y sus experiencias, demostrando lazos de compañerismo y trabajo en equipo que evidencian lo beneficioso que resultan estos talleres para la comunidad según el marco del reconocimiento a la paz.

Entradas populares de este blog

Tejas PET

Las tejas PET son hechas a partir de botellas de 3 litros, en un proceso relativamente rápido y fácil de hacer.
Son económicas, resistentes y ecológicas. La única condición para hacer tejas PET es que las botellas tienen que estar completamente limpias y en buen estado.

Finalmente se realizan una gran cantidad de tejas y se unen en filas, luego se superponen y se amarran a la estructura principal mediante nylon. El agujero por donde pase el nylon tambien se recubre con silicona.

Qué es un Petambú?

El Petambú, es una propuesta y método de construcción por medio del reutilización de botellas PET o botellas plásticas de bebidas gaseosas. En apariencia se ve como el bambú, de ahí su nombre.
Los Petambú se hacen con botellas PET de 2, 2.5 o 3 litros. En esencia son tubos formados con las botellas enrolladas en sí mismas, que se utilizan para desarrollar distintos tipos de estructuras.
El término fue acuñado por Armando Guevara, activista en pro de una EBR y científicoempírico quien es sus investigaciones encontró esta técnica constructiva desarrollada y expuesta en el Blog Tipoalgo.

Zabbaleen: Los recicladores más eficaces del mundo

En el barrio Manshiyat Naser, en El Cairo, habitan los cristianos coptos denominados Zabbaleen. Ellos han sufrido procesos de segregación religiosa por parte de la mayoría islámica, por lo cual han sido relegados a la marginalidad social. 
Como resultado de su exclusión social, se tuvieron que dedicar a la recolección de basura de la capital del país desde hace más de 50 años. En aquella labor se han especializado para recuperar los distintos materiales que pueden haber en la basura, se estima que se recupera entre un 80 - 85% (3.000 ton/día) de los residuos generados en el Cairo. 
Frente al 25% de recuperación que ocurre en los países occidentales, los 40.000 Zabbaleen que habitan el barrio Manshiyat Naser han demostrado su eficacia para esta labor, para ello, la separación se realiza en familias que se especializan en un solo tipo de material, haciéndose expertos en recuperar ese recurso en especial. 
Los Zabbaleen no cuentan con apoyo estatal, transportan la basura con animales de car…