Ir al contenido principal

Plásticos biodegradables: ¿son mejores para el medioambiente?


Lo que se entiende como basura actualmente es un problema con un impacto social y mediombiental muy negativo. Algunos creen que una manera de afrontar el problema es utilizar plásticos biodegradables, en las bolsas de plástico por ejemplo, como una solución favorable al medioambiente. A primera vista puede parecer que tiene sentido, pero ¿es realmente más ecológico?

La basura es en principio un problema de irresponsabilidad que puede solucionarse cambiando el comportamiento de la gente más que modificando los productos que se tiran. Fabricar productos biodegradables puede incluso empeorar el problema, puesto que la gente pensará que no pasa nada por tirar esos productos, que en sí son ya una fuente valiosa de recursos, como es el caso de los plásticos. Por ejemplo, una bolsa de plástico aunque sea biodegradable, tirada encima de un arbusto tardará muchos años, y no días como algunos piensan, en desintegrarse. Incluso la piel de un plátano que se tira ¡tarda de 1 a 3 años en biodegradarse!


Y no sólo eso, los plásticos biodegradables requieren unas condiciones muy especiales para biodegradarse correctamente (microorganismos, temperatura y humedad) y si no se hace de la forma apropiada, pueden ser aun más nocivos para el medioambiente que los plásticos convencionales. Cuando los plásticos biodegradables se entierran (cosa que se debe evitar en cualquier circunstancia) producen durante su descomposición gases de efecto invernadero peligrosos.

¿Qué son los plásticos biodegradables? Los plásticos biodegradables son plásticos que los microorganismos (bacterias u hongos) pueden descomponer en agua, dióxido de carbono (CO2) y otros biomateriales. Es importante subrayar que los plásticos biodegradables no están fabricados necesariamente con biomateriales (p.ej, con plantas). Muchos plásticos biodegradables están fabricados a partir del petróleo igual que los plásticos convencionales.

Entonces, ¿para que sirven los plásticos biodegradables? 

En principio el valor de los plásticos reside en ser materiales fuertes y resistentes en el tiempo (por ejemplo en el almacenamiento de comida, el transporte, la edificación y la construcción). La biodegrabilidad tiene que considerarse como una función añadida, cuando hay que encontrar una forma barata para desembarazarse del producto una vez que ya haya cumplido su papel (p.ej. para embalar, proteger y mantener frescos los alimentos). Unos productos biodegradables útiles son:
  • Envoltorios de alimentos– embalajes que pueden descomponerse a la vez que su contenido cuando está caducado o estropeado
  • Agricultura – hojas de plástico que pueden mezclarse en la tierra con una capa biodegradable de mantillo y semillas
  • Medicina – suturas absorbibles; microdispositivos que contienen el medicamento y se deshacen en el interior del cuerpo
La biodegradabilidad es una propiedad material que depende en gran manera de las circunstancias del medio biológico (el cuerpo humano es distinto de la tierra). De hecho, podemos decir que no tiene mucho sentido fabricar un producto, como una bolsa de plástico, para que se pueda descomponer, porque su capacidad de biodegradarse no va a resolver el problema de las basuras (condiciones diferentes en el compost y en la tierra).

Para concluir, es un error investigar en nombre de la ecología cómo hacer productos que sean más fáciles de tirar. Los plásticos biodegradables son materiales útiles e interesantes, pero únicamente pueden utilizarse cuando suponen un beneficio concreto para un producto específico. La mejor manera de ayudar a salvar el planeta es ahorrar energía y mejorar los métodos de reciclage y de recuperación de los plásticos.

El espejismo de los plásticos "ecológicos"

Lo que debes saber para protegerte del impacto del plástico en tu salud y en tu medio ambiente

¿Existen plásticos “verdes” o “ecológicos”?

La industria del plástico ha invertido mucho dinero en fomentar la cultura de usar y tirar en la que vivimos. Ahora que la verdad sobre los peligros del plástico está saliendo a la luz, la industria busca formas de asegurarse que sigamos adictos a lo barato, a lo fácil y a lo desechable.

Para comprender en qué medida los nuevos materiales sintéticos pueden ser una solución o no a nuestra crisis de contaminación por plásticos hay que primero aclarar muchas de las mentiras y verdades a medias propagadas por la industria.

Jugando con la confusión de término

El que un plástico esté elaborado total o parcialmente con materia orgánica (maíz por ejemplo) no significa que sea biodegradable. No es lo mismo bioplástico que plástico biodegradable. Hay bioplásticos que duran cientos de años en el medio ambiente, contaminando igual que los demás.

¿Qué significa “biodegradable”?

En el mundo del plástico la definición de “biodegradable” se puede aferrar a muchos estándares diferentes, la mayoría creados por la propia industria. Por ejemplo ciertos plásticos “biodegradables” sólo lo son en plantas de compostado industrial a altas temperaturas. Otros no son biodegradables en agua de mar.

Un experimento divertido consiste en tomar varios objetos de plástico “biodegradable” y ponerlos en el jardín. Con algunos tipos pueden pasar años y siguen intactos. Si lo has hecho -o lo haces- escríbenos y cuéntanos tu experiencia.

Toxicidad

Los plásticos biodegradables al igual que los convencionales también necesitan de cientos de aditivos químicos. Estos ingredientes a menudo están sujetos al secretos industrial.

Es decir que estamos en las mismas que con los plásticos convencionales en cuanto a toxicidad se refiere: no sabemos qué sustancias tóxicas pueden pasar a la comida o a la bebida que nosotros ingerimos. Tampoco sabemos qué tóxicos van a quedar en el terreno, en el agua o en los seres vivos tras su “biodegradación”.

Huella medioambiental

Paradójicamente fabricar bioplásticos es más contaminante y genera más CO2 que fabricar plásticos con petróleo. Los bioplásticos necesitan suelo, agua, fertilizantes, abonos, cultivos (a menudo transgénicos), manufactura, transporte, etc. además de aditivos químicos.

Inviabilidad

En el supuesto imaginario de que fuera viable técnica y económicamente (que lo no es) reemplazar con bioplásticos las 280 millones de toneladas de plástico que el mundo fabrica al año, esto tendría consecuencias catastróficas para el medio ambiente y causaría una crisis alimentaria global al disparar los precios de la comida.

Las mentiras del greenwashing

La industria le llama “verde “natural” y “ecológico” a cualquier cosa que le conviene. El ejemplo más notorio de este “greenwashing” (lavado de imagen verde) es la “plant bottle” de Dasani y Coca Cola. Según su publicidad, esta botella identificada con un tapón verde y un logo de una hojita verde “está elaborada hasta en un 30% con plantas”. Aparte que ese porcentaje podría ser cualquier cosa entre 0% y 30%, la realidad es que, como la propia empresa reconoce, se trata de una botella de PET con tapón de HDPE, es decir plásticos comunes y corrientes que duran cientos de años en el medioambiente. La única diferencia es que se le ha añadido algo (entre 0% y 30%, no se sabe) de etanol, el cual es un alcohol industrial destilado del maíz. Como el maíz es “una planta” y de ahí el término “plant bottle”.

En resumen….

¿de verdad merece la pena todo esto para poder usar pajitas de plástico para refresco y bolsas de la compra desechables?

La mejor solución es siempre la más sencilla: evitar el plástico de usar y tirar, especialmente los usos supérfluos, los productos desechables que generan gran cantidad de resíduos, y los objetos que entran en contacto con la comida y la bebida.

Te dejamos ahora que disfrutes del spot publicitario del “plant bottle” de Dasani y CocaCola, un verdadero monumento al “greenwashing”




Entradas populares de este blog

Tejas PET

Las tejas PET son hechas a partir de botellas de 3 litros, en un proceso relativamente rápido y fácil de hacer.
Son económicas, resistentes y ecológicas. La única condición para hacer tejas PET es que las botellas tienen que estar completamente limpias y en buen estado.

Finalmente se realizan una gran cantidad de tejas y se unen en filas, luego se superponen y se amarran a la estructura principal mediante nylon. El agujero por donde pase el nylon tambien se recubre con silicona.

Qué es un Petambú?

El Petambú, es una propuesta y método de construcción por medio del reutilización de botellas PET o botellas plásticas de bebidas gaseosas. En apariencia se ve como el bambú, de ahí su nombre.
Los Petambú se hacen con botellas PET de 2, 2.5 o 3 litros. En esencia son tubos formados con las botellas enrolladas en sí mismas, que se utilizan para desarrollar distintos tipos de estructuras.
El término fue acuñado por Armando Guevara, activista en pro de una EBR y científicoempírico quien es sus investigaciones encontró esta técnica constructiva desarrollada y expuesta en el Blog Tipoalgo.

Zabbaleen: Los recicladores más eficaces del mundo

En el barrio Manshiyat Naser, en El Cairo, habitan los cristianos coptos denominados Zabbaleen. Ellos han sufrido procesos de segregación religiosa por parte de la mayoría islámica, por lo cual han sido relegados a la marginalidad social. 
Como resultado de su exclusión social, se tuvieron que dedicar a la recolección de basura de la capital del país desde hace más de 50 años. En aquella labor se han especializado para recuperar los distintos materiales que pueden haber en la basura, se estima que se recupera entre un 80 - 85% (3.000 ton/día) de los residuos generados en el Cairo. 
Frente al 25% de recuperación que ocurre en los países occidentales, los 40.000 Zabbaleen que habitan el barrio Manshiyat Naser han demostrado su eficacia para esta labor, para ello, la separación se realiza en familias que se especializan en un solo tipo de material, haciéndose expertos en recuperar ese recurso en especial. 
Los Zabbaleen no cuentan con apoyo estatal, transportan la basura con animales de car…