Ir al contenido principal

Documental “Océanos, el misterio del plástico desaparecido”


Resultado de imagen para oceanos, el misterio del plastico desaparecido

El documental “Océans, le mystère plastique” de Vicent Pérazio del año 2016, ilustra que está ocurriendo con el plástico que se encuentra en los océanos del mundo, para ello cuentan con un equipo de investigadores internacionales que durante cuatro años estudian la contaminación producida por el plástico al mismo tiempo que buscan soluciones para esa problemática.

El plástico es irremplazable, pues es un material perfecto por sus características de ligereza, impermeabilidad, maleabilidad, etc, que es utilizado de manera integral en la sociedad de consumo en la que habitamos, sin embargo, cuando lo desechamos se convierte en un problema, pues mucho del material puede terminar en el mar, integrándose a los ecosistemas oceánicos. Paradójicamente en los océanos se observa una ínfima parte de los residuos plásticos desechados, generando la inquietud de dónde está el plástico.

El plástico está en todas partes, desde los polos hasta el trópico, pero la mayor cantidad no se puede observar pues miden menos 5 mm. Más de la mitad se acumulan en los giros oceánicos, dos en el pacífico, dos en el atlántico y uno en el índico, también conocidos como continentes de plástico. Hasta hace poco se creía que el plástico en estos puntos aumentaba, pero, por el contrario, se observa que la cantidad de plástico es estable y se mantiene en el tiempo.

Según las investigaciones realizadas en el documental, en el mar solo se puede evidenciar el 1% del plástico desechado, en 1950 se producía 1.5 millones de toneladas de plástico, hoy la producción ronda los 300 millones de toneladas, pero en el mar se estima que solo flota 236 mil toneladas.

La ingeniera Jenna Jambeck investigó por tres años las líneas costeras de 192 países en un perímetro de 50 km desde el cual pudieran acceder residuos al océano, luego se estimó el porcentaje de plástico que fue mal gestionado, se cuantificó y se estimó que en 2010 terminaron 8 millones de toneladas de plástico en el mar. De los 275 millones de toneladas de residuos plásticos casi 32 millones están mal gestionados (no enterrados, ni reciclados, ni incinerados) y 8 de esos 32 millones acaban en el mar. Según Jambeck, de no hacer algo hoy, en 2025 la cantidad será 10 veces mayor.

Las zonas de acumulación que existen en los océanos no son los puntos finales del plástico, tienen bastantes fugas, por lo tanto, cualquier partícula puede acabar en cualquier parte del mundo. El plástico se va degradando, se vuelven microplásticos más pequeños que las aberturas de las redes de los científicos, lo cual los hace mucho más difíciles de medir, capturar y controlar.

En 2014 se descubrió partículas de plástico en el hielo del Ártico. Si este hielo se derritiera se podría liberar un billón de partículas en un plazo de 10 años, lo cual lo hace uno de los mayores depósitos de residuos plásticos existentes. Otro lugar donde se han encontrado los microplásticos ha sido en los cuerpos de animales marinos, sobretodo los de las zonas abisales. En 2015 los científicos describieron 560 especies que se habían visto afectadas por el plástico, la cifra se multiplicó por 2 en 20 años.

La investigadora Chelsea Rochman comenta que el plástico es como un coctel de sustancias químicas que al entrar al mar e interaccionar con otras partículas las atrae y acumula aumentando la toxicidad, que al entrar en contacto con animales se almacenan en sus tejidos y órganos. El traspaso de los microplásticos al cuerpo humano por consumo de animales marinos es latente, pero sus efectos nocivos son desconocidos.

Según los oceanógrafos posiblemente los plásticos también se comporten como dispersores de especies potencialmente peligrosas para la biodiversidad marina, su capacidad de dispersión es infinita, además, su lentitud de desplazamiento les da tiempo a las especies de adaptarse.

Las partículas de plástico se convierten en hábitats para microbios y bacterias con potencial nocivo para animales y seres humanos. Al mismo tiempo algunas de estas bacterias aceleran el proceso de descomposición del plástico al metabolizarlos y consumirlos. Posiblemente estas bacterias hayan degradado el 99% del plástico que no se ha encontrado en el mar.

En conclusión, los datos no son concluyentes, y el problema del plástico no desaparecerá mágicamente, la naturaleza no sintetizará todos los residuos que produce el consumo humano, la única forma de solucionar esta problemática es siendo más inteligentes en la forma de producir, utilizar y desechar el plástico.

Vídeo


Referencias

Arte France / Via Découvertes Production (Productor). (2016). Océans, le mystère plastique [Youtube]. De https://www.youtube.com/watch?v=G8bQVJFxqR8

Entradas populares de este blog

Tejas PET

Las tejas PET son hechas a partir de botellas de 3 litros, en un proceso relativamente rápido y fácil de hacer.
Son económicas, resistentes y ecológicas. La única condición para hacer tejas PET es que las botellas tienen que estar completamente limpias y en buen estado.

Finalmente se realizan una gran cantidad de tejas y se unen en filas, luego se superponen y se amarran a la estructura principal mediante nylon. El agujero por donde pase el nylon tambien se recubre con silicona.

Qué es un Petambú?

El Petambú, es una propuesta y método de construcción por medio del reutilización de botellas PET o botellas plásticas de bebidas gaseosas. En apariencia se ve como el bambú, de ahí su nombre.
Los Petambú se hacen con botellas PET de 2, 2.5 o 3 litros. En esencia son tubos formados con las botellas enrolladas en sí mismas, que se utilizan para desarrollar distintos tipos de estructuras.
El término fue acuñado por Armando Guevara, activista en pro de una EBR y científicoempírico quien es sus investigaciones encontró esta técnica constructiva desarrollada y expuesta en el Blog Tipoalgo.

Qué es un Ecoladrillo?

Un Ecoladrillo es una botella de plástico PET (tereftalato de polietileno) rellena con distintos tipos de materiales inorgánicos, como plástico, generalmente aquel que se descarta en las casas, los llamados residuos no degradables; o también arena, esta cubre todo el volumen de la botella debido a su fino gramaje y es materia inorgánica. El Ecoladrillo cumple una función constructiva a la vez que ecológica en su concepción, creado para dar una solución a la problemática del manejo de la basura.